Connect with us

Actualidad

¿Correr con lluvia no es riesgoso?

Algunos lo consideran riesgoso, a otros simplemente los desmotiva. Pero salir a chapotear en zapatillas tiene varios puntos positivos que es interesante conocer

Escribe Carolina Rossi (*)

El mal clima pareciera dividir a los runners. Están los que con pocas gotas se guardan, y los que salen igual aunque se caiga el cielo.

Los del último grupo a veces también dudan, pero aseguran que después disfrutan la experiencia y hasta agradecen haber salido. Y tienen sus buenas razones. En primer lugar, ponderan la idea de que el agua no lastima. Sólo moja. Una frase motivacional común entre corredores es: “es agua, no es ácido”.

¿ Es riesgoso correr con lluvia?

Puede ser riesgoso si hay actividad eléctrica, vientos fuertes, o zonas inundadas. Estas tres cuestiones claramente presentan peligros. También hay que tener cuidado con las superficies resbaladizas. Por otro lado, el frío y la lluvia son un combo para respetar si no se tienen altas las defensas.

Advertisement

Pero lo cierto es que si uno está sano y fuerte, tomando ciertos recaudos se puede correr igual con lluvia, y disfrutarlo.

Además, quienes participan de carreras saben bien que rara vez las mismas se cancelan por lluvia, y es bueno entrenar en esa situación para estar preparado por si ocurre en un evento importante.

¿Qué se debe tener en cuenta al correr con lluvia para minimizar riesgos?

+ Con viento y frío, es conveniente llevar una primera capa térmica y un rompevientos.
+ Si el agua en los ojos molesta, los anteojos y/o gorro de sol, aún sin sol, funcionan bien.
+ Es clave cambiarse toda la indumentaria incluyendo las zapatillas y las medias inmediatamente después de correr. Quedarse mojado y tomar + Mientras se corra, prestar más atención de la habitual: las calles mojadas exponen a tropiezos y lesiones. Es mejor evitar las superficies resbaladizas y embarradas.
+ Realizar la entrada en calor y la elongación final en un lugar cubierto. Se pueden realizar, por ejemplo, primero unos ejercicios de movilidad articular y estiramientos dinámicos en casa, antes de salir, y los ejercicios de flexibilidad al volver, ya con ropa y calzado secos.
+ Cuando se esté débil o con sospechas de estar por engriparse o contraer alguna enfermedad, en climas adversos es mejor guardarse. El combo lluvia + frío puede ser inmunizador para personas fuertes en perfecto estado de salud, pero no así para organismos con defensas bajas.
+ Recordar siempre que la integridad física debe estar por encima de todo. Una cosa es una llovizna o lluvia y otra muy distinta una tormenta eléctrica con rayos, vientos que vuelan ramas, y calles inundadas.
+ Frente a este último escenario, elegir cuidarse y quedarse a hacer ejercicio en casa seguramente sea la opción más acertada.

(*) Entrenadora Nacional de Atletismo. Nota publicada en LaNacion.com

Advertisement