Connect with us

Salud

Probióticos: qué son y cómo pueden acelerar la recuperación tras el COVID

Juegan un papel importante en la digestión, la absorción de nutrientes y la microbiota intestinal

El intestino tiene múltiples funciones: la digestión de alimentos, la absorción de nutrientes y, como si esto fuera poco, allí se aloja la microbiota intestinal, que activa y modula al sistema inmunológico para protegernos de infecciones, mantiene controlada la respuesta inflamatoria y produce sustancias que impactan de manera positiva en nuestro cerebro (la serotonina) y nos da estabilidad emocional y buen humor.

Así, el órgano digestivo es clave para brindar defensas al cuerpo humano. Y la enfermedad COVID-19, surgida hace dos años en China y convertida desde ese entonces en pandemia, ha servido para corroborar los beneficios que genera la microbiota intestinal para la defensa del cuerpo en los pacientes que sufrieron la infección del coronavirus. Incluso, algunos sostienen que nuestras bacterias intestinales también pueden combatir el COVID-19. Según un nuevo estudio científico, tomar una cápsula de probióticos, que están diseñados para aumentar la cantidad de bacterias beneficiosas en el intestino, puede acelerar la recuperación del coronavirus. Los probióticos refuerzan el microbioma intestinal, la compleja “sopa” intestinal compuesta por billones de bacterias, virus y hongos.

¿Por qué son tan importantes las endorfinas para superar el estrés?

La creciente evidencia muestra que tener la combinación adecuada de bacterias intestinales puede aumentar las defensas inmunitarias del cuerpo. Para la última investigación, a la mitad de un grupo de 300 pacientes con COVID de 16 a 60 años que dieron positivo en una prueba de PCR pero que no necesitaban tratamiento hospitalario se les dio una cápsula de probiótico, mientras que a la otra mitad se le dio un placebo. Los resultados, publicados en la revista Gut Microbes, mostraron que el 53% de los que tomaron el probiótico (78 de 147 en este grupo) desaparecieron de los síntomas de COVID en un mes, en comparación con el 28 % (41 de 146) del placebo. Hace diez años, investigadores en los Países Bajos descubrieron que los lactobacilos, que se encuentran en los productos lácteos, producían sustancias que podían comunicarse con las células nerviosas y reducir la inflamación crónica asociada con muchas enfermedades.

Advertisement

Esto es alentador y parece ser un ensayo de alta calidad y bien realizado”, afirmó la doctora Mary Hickson, profesora de dietética en la Universidad de Plymouth. Por su parte, Philip Calder, profesor de inmunología nutricional en la Universidad de Southampton, explicó que los probióticos “pueden modificar” el microbioma intestinal al afirmar: “A través de esto, podrían ayudar al sistema inmunológico a funcionar y limitar la inflamación”.

Pero, ¿puede un suplemento diario realmente vencer a Covid? Al comentar sobre el nuevo estudio, el profesor Andrew Smith y el doctor Paul Gill, expertos en enfermedades microbianas del University College London, advirtieron en un artículo: “El estudio excluyó a los mayores de 60 años y no tuvo en cuenta si los voluntarios habían sido vacunados o no. Por lo tanto, no sabemos si los probióticos brindan algún beneficio a las personas con mayor riesgo de COVID grave. Y tomar probióticos puede ser inapropiado para aquellos con un sistema inmunológico debilitado debido al riesgo potencial de infección por el consumo de grandes cantidades de bacterias vivas”.

En 2020, los investigadores del Centro de Investigación de la Microbiota Intestinal, parte de la Universidad China de Hong Kong, descubrieron que las personas con COVID-19 tenían cambios distintos en su microbiota intestinal, la comunidad de microorganismos que viven en su intestino, en comparación con los controles sanos. La colección de genomas de la microbiota intestinal se conoce como microbioma intestinal. Las muestras fecales de personas con COVID-19 contenían más patógenos oportunistas u organismos causantes de enfermedades y menos bacterias “amigables”. Esta interrupción en el equilibrio de los organismos que viven en el intestino, conocida como disbiosis intestinal, parece ser más extrema en las personas con enfermedades más graves.

Debido a que el intestino juega un papel importante en la regulación del sistema inmunitario, las alteraciones en la microbiota intestinal pueden no solo exacerbar la COVID-19, sino también causar síntomas persistentes como resultado de las continuas alteraciones inmunitarias. En el momento de la admisión en el hospital, las personas que desarrollaron una COVID prolongada tendían a tener un microbioma menos diverso y abundante en comparación con las personas que se recuperaron por completo. De hecho, el microbioma intestinal de las personas que no desarrollaron COVID durante mucho tiempo fue similar al de un grupo de controles sanos que proporcionaron muestras fecales antes de la pandemia.

Advertisement

NT