Connect with us

Actualidad

Los deportistas de Sri Lanka desafían la crisis para estar en los Juegos de la Commonwealth

El mejor jugador esrilanqués de bádminton Niluka Karunaratne irá a Inglaterra la próxima semana para participar en los Juegos de la Commonwealth y acabar su carrera donde la empezó, pero la crisis económica que afecta a su país casi da al traste con su sueño.

Los organizadores de la competición y el consejo de administración del cricket de Sri Lanka financian al mayor contingente de la historia de la isla para los Juegos de la Commonwealth (28 julio-8 de agosto), con 114 deportistas que volarán a Birmingham en los próximos días acompañados por entrenadores y personal técnico.

Las federaciones esrilanquesas han sufrido mucho la crisis, dejando a los deportistas en la incertidumbre en las últimas semanas.

«El deporte es toda nuestra vida, habría sido un desastre y una gran decepción» no ir a los Juegos, dice a AFP Niluka Karunaratne.

Karunaratne, de 37 años, ha participado en tres ediciones de los Juegos Olímpicos (2012, 2016, 2020) y nunca ha fallado desde los de Manchester de 2002 en los de la Commonwealth, que reúnen cada cuatro años a los mejores deportistas de los países de la Commonwealth, la mayoría antiguos territorios del imperio británico.

Advertisement

«Por suerte, el ministerio de Deporte y el consejo nacional del cricket han hecho un excelente trabajo para encontrar fondos», añadió.

Sri Lanka, económicamente devastada por la crisis, sufre cortes de electricidad, escasez de alimentos, de carburante, de medicamentos.

Las cajas de las federaciones deportivas, al igual que la del Estado, están vacías sobre todo porque los patrocinios deportivos de empresas locales se habían reducido a cero por la pandemia de coronavirus.

La financiación del equipamiento y los billetes de avión, cuyos precios se disparan, es ahora imposible.

Advertisement

Cuáles son los 10 hábitos saludables que son verdaderos aliados para el cerebro

– ‘Nación orgullosa’ –

Según Dampath Fernando, jefe de la misión de la delegación esrilanquesa, las autoridades se han desvivido para permitir al país estar en los Juegos.

«El deporte trae tantas buenas cosas, tanta felicidad», dice a AFP, añadiendo que «queremos, al igual que las otras naciones, mantener nuestra cabeza alta ante nuestra bandera, como nación orgullosa, y hacerlo lo mejor posible».

Advertisement

Los organizadores de los Juegos de la Commonwealth, informados de las dificultades financieras de los esrilanqueses, han prometido patrocinar a la mayor parte del contingente.

«La Commonwealth ha entendido las dificultades de nuestra situación y se ha manifestado para ayudarnos», explica.

El consejo de administración del cricket de Sri Lanka también contribuyó con más de 22 millones de rupias (58.848 dólares) para llenar la diferencia.

El deterioro de la economía de Sri Lanka ha levantando un sinfín de obstáculos para los deportistas, pero también los ha determinado ha mejorar las seis medallas de plata logradas en la anterior edición en 2018 en Australia.

Advertisement

La penuria de carburante impidió a algunos deportistas participar en los entrenamientos, pero, según Dampath Fernando, los deportistas han mostrado tal resistencia, que con sus colegas, han luchado para que les permitieran volar a los Juegos.

– Acostumbrados a estas ‘pruebas’ –

«No es la primera vez que, como nación, nos enfrentamos a tales pruebas», añadió, citando la guerra civil que duró tres décadas y el tsunami de 2004 que mató a más de 30.000 de sus compatriotas.

«Es el sueño de todo deportista participar», afirma, antes de añadir que «tenemos la responsabilidad de realizar ese sueño. No es porque estamos en plena crisis económica (…) que debemos simplemente renunciar».

Advertisement

La mayoría de los deportistas tratan de lidiar lo mejor posible con los problemas que afectan cotidianamente a los esrilanqueses.

«De todos modos, no puedo controlarlos», dice Ganga Senavirathne, una nadadora de 19 años que se prepara para debutar en los Juegos de la Commonwealth.

«En cuanto a lo que puedo controlar, como mi entrenamiento (…), lo he gestionado bastante bien», y además, «no me gustan las conversaciones políticas», dice.

Advertisement